El segundo trabajo de Heracles: La Hidra de Lerna (VI). Muerte a las Redes Sociales!

Por Eva Ekeblad
Por Eva Ekeblad

Del mismo modo que los usuarios de las redes sociales tienen unos derechos, también tienen sus responsabilidades, así como los “generadores de contenido” (administradores).

“En primer lugar, como usuarios, debemos respetar los “derechos” de los demás, haciendo un uso responsable del derecho a la libertad de expresión.

El Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO) en su  “Guía de introducción a la Web 2.0: aspectos de privacidad y seguridad en las plataformas colaborativas” expone que:

Exceden a las funciones del usuario y, por tanto, son conductas ilícitas:

  • Cometer el delito de injurias o calumnias al realizar una falsa imputación de un delito a otra persona o manifestar expresiones que atenten contra el derecho al honor, a la propia imagen y a la intimidad personal.
  • Incurrir en violaciones a la Ley de Propiedad Intelectual (Derechos de Autor) al publicar cualquier obra protegida que no cuente con la expresa autorización del titular o no se haga un uso correcto del derecho de cita, ya sea sobre textos (artículos, libros, notas, etc.), o contenidos multimedia (música, audio, video, software, etc.).
  • Violar derechos de marca, de diseño, secretos comerciales o violar derechos industriales (como patentes).
  • Atentar contra el derecho a la protección de datos publicando información privada de terceros (publicar un correo electrónico personal).
  • Cometer delitos de pornografía infantil al publicar cualquier representación de un menor de dieciocho años dedicado a actividades sexuales explícitas o toda representación de sus partes genitales con fines predominantemente sexuales.”

 

La responsabilidad será, en todo caso, de la persona que cometa el hecho delictivo. Sin embargo, dicha responsabilidad puede ampliarse a otras personas por la falta de una vigilancia correcta de la plataforma, como se verá en el apartado siguiente.

Por ejemplo, publicar un vídeo de otra persona que no ha otorgado su consentimiento expreso para que se realice esta difusión o incluso para que se grabara ese vídeo, supone un atentado contra su honor y su intimidad personal. ”

Por su parte, los administradores y moderadores tienen la obligación de hacer que se respeten todos los derechos de los usuarios y garantizar un uso de la plataforma. Aunque los comentarios puedan ser anónimos, el administrador sigue siendo responsable de los mismos.

Es una buena práctica que el administrador de un foro incluya en su página una política de publicación, para evitar entradas inapropiadas de los usuarios, así como la posibilidad de que otros usuarios denuncien estas situaciones y se pueda realizar un control posterior más efectivo.

Es importante resaltar la existencia de mecanismos efectivos que permitan a los usuarios denunciar situaciones que atenten contra alguno de los derechos mencionados (a través de un correo electrónico o un formulario, por ejemplo).

Aunque parezca un poco extraño, la existencia de publicidad determina la ley que será aplicable para la asignación de responsabilidad. De forma que, si el blog contiene publicidad, el propietario será considerado como un prestador de servicios y será de aplicación el artículo 16 de la LSSICE[1]. En cambio, si el blog no tiene publicidad, podrá considerarse al propietario como un medio tradicional o colaborador necesario, siendo de aplicación el Código Penal.

Autores:

Manuel Jimber
Fran Sánchez
Miguel Ángel García



[1] Ley 34/2022, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico. http://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-2002-13758

Un pensamiento sobre “El segundo trabajo de Heracles: La Hidra de Lerna (VI). Muerte a las Redes Sociales!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *