Los mensajeros de los dioses (IV). ¡¡¡ Nooo, por teléfono nooo !!!

«Mercurius Vigo Galicia» de Susana Freixeiro - Trabajo propio. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons - http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Mercurius_Vigo_Galicia.jpg#mediaviewer/File:Mercurius_Vigo_Galicia.jpg
«Mercurius Vigo Galicia» de Susana Freixeiro – Trabajo propio. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons – http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Mercurius_Vigo_Galicia.jpg#mediaviewer/File:Mercurius_Vigo_Galicia.jpg

Sin embargo, y a pesar de lo expuesto, lo cierto es que existen otras fórmulas más correctas para asegurar que se facilita a la persona interesada (y no a otra) información sensible por teléfono (consentimiento por escrito al efecto y declaración de un número clave o identificador –por ejemplo, número de historia clínica- previo a decir cualquier información), por lo que se recomienda al Hospital que implemente medidas complementarias para asegurar la identidad del interlocutor en una llamada telefónica, medidas que, previamente, se adviertan al paciente.”[1]

La normativa sectorial, la mencionada Ley 41/2002, precisamente en el mismo artículo 7 relativo al derecho a la intimidad, también deja una puerta abierta para habilitar el servicio de información telefónica cuando en su apartado 2 dice así:

“2. Los centros sanitarios adoptarán las medidas oportunas para garantizar los derechos a que se refiere el apartado anterior, y elaborarán, cuando proceda, las normas y los procedimientos protocolizados que garanticen el acceso legal a los datos de los pacientes.”

No podemos pasar por alto las implicaciones que tiene la Ley 11/2007 de Acceso Electrónico de los Ciudadanos a los Servicios Públicos, en este sentido viene a colación el artículo 8 que señala lo siguiente:

“1. Las Administraciones Públicas deberán habilitar diferentes canales o medios para la prestación de los servicios electrónicos, garantizando en todo caso el acceso a los mismos a todos los ciudadanos, con independencia de sus circunstancias personales, medios o conocimientos, en la forma que estimen adecuada.

  1. La Administración General  del  Estado  garantizará  el  acceso  de  todos  los ciudadanos a los servicios electrónicos proporcionados en su ámbito a través de un sistema de varios canales que cuente, al menos, con los siguientes medios:
  • a) Las oficinas de atención presencial que se determinen…
  • b) Puntos de acceso electrónico…
  • c) Servicios de atención telefónica que, en la medida en que los criterios de seguridad y las posibilidades técnicas lo permitan, faciliten a los ciudadanos el acceso a las informaciones y servicios electrónicos a los que se refieren los apartados anteriores.”[2]

Por tanto, la atención telefónica “segura”, está comprendida dentro de los canales que podrán ser utilizados por los ciudadanos para el ejercicio de sus derechos.  Esto significa que habrá que tener presente el Real Decreto 3/2010 de Seguridad de la Información en la Administración Electrónica Española, más conocido como Esquema Nacional de Seguridad o ENS, cuyo objetivo fundamental es eliminar o minimizar el impacto que un incidente de seguridad tendría en el desenvolvimiento del organismo. Así, el artículo 43.3 del ENS se refiere al impacto, cuando señala:

“3. La valoración de las consecuencias de un impacto negativo sobre la seguridad de la información y de los servicios se efectuará atendiendo a su repercusión en la capacidad de la organización para el logro de sus objetivos, la protección de sus activos, el cumplimiento de sus obligaciones de servicio, el respeto de la legalidad y los derechos de los ciudadanos.”

Rafael Marín Jiménez
Juan Díaz García
Ana María Chups Rodríguez

[1]El subrayado corresponde al autor, no está presente en el informe original de la AEPD.

[2]El subrayado corresponde al autor, no está presente en la Ley referida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *