El quinto trabajo de Heracles: Los establos de Augías(VII). Las indestructibles historias clínicas.

Hércules limpia los establos de Augías desviando el cauce de los ríos Alfeo y Peneo. Detalle del mosaico romano de Los Doce Trabajos de Liria (Valencia, España). Luis García [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html) or CC-BY-SA-3.0-2.5-2.0-1.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons
Hércules limpia los establos de Augías desviando el cauce de los ríos Alfeo y Peneo. Detalle del mosaico romano de Los Doce Trabajos de Liria (Valencia, España).
Luis García [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html) or CC-BY-SA-3.0-2.5-2.0-1.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons

 

¿Pero cómo debe ser el documento electrónico generado? Un documento administrativo electrónico es el objeto digital administrativo que contiene la información objeto (datos y firma) y los datos asociados a ésta (metadatos).

Los componentes digitales de un documento electrónico fruto de un proceso de digitalización se representan en la siguiente figura y son:

–         Imagen electrónica.

–         Metadatos mínimos obligatorios que tiene todo documento electrónico y, en función de las necesidades específicas de cada organización, metadatos complementarios para su gestión.

–         Si procede, firma electrónica, que avala la integridad del resultado de la aplicación del proceso de digitalización y que se aplicaría mediante alguno de los sistemas de firma electrónica previstos en los artículos 18 y 19 de la Ley 11/2007, de 22 de junio.

Esquema de Documento Electrónico. (Guía de aplicación de la Norma Técnica de Interoperabilidad de Digitalización de Documentos)
Esquema de Documento Electrónico. (Guía de aplicación de la Norma Técnica de Interoperabilidad de Digitalización de Documentos)

El nivel de resolución mínimo para imágenes electrónicas será de 200 píxeles por pulgada, tanto para imágenes obtenidas en blanco y negro, color o escala de grises, a este respecto, cada organización podría establecer niveles de resolución superiores. La imagen electrónica será fiel al documento origen, para lo cual:

–         Respetará la geometría del documento origen en tamaños y proporciones.

–         No contendrá caracteres o gráficos que no figurasen en el documento origen.

–         Su generación atenderá a lo establecido en el apartado V de la NTI de Digitalización de Documentos.

 

Los formatos a aplicar para los ficheros de imagen en una digitalización se recogen en la NTI de Catálogo de Estándares incluidos en la categoría Formatos ficheros – Imagen y/o texto. (A la fecha de elaboración de la guía esta guía de aplicación de la Norma Técnica de Interoperabilidad de Digitalización de Documentos, la NTI de Catálogo de estándares se encuentra pendiente de aprobación por lo que la denominación y categorías en que se clasifican los formatos podrían sufrir modificaciones.)

Según se define en la guía antes mencionada:

“Una imagen fiel, con la integridad suficiente a efectos probatorios, de un documento papel es un conjunto de componentes digitales que representan el contenido y aspecto del documento original, así como las características o metadatos asociados que contribuyen a garantizar la fidelidad de la imagen que, en cualquier caso, vendría avalada por la firma electrónica correspondiente al proceso de digitalización”

Autores:

Manuel Jimber del Río
Francisco José Sánchez Laguna.
Rafael Marín Jiménez

El quinto trabajo de Heracles: Los establos de Augías(VII). Las indestructibles historias clínicas.

Hércules limpia los establos de Augías desviando el cauce de los ríos Alfeo y Peneo. Detalle del mosaico romano de Los Doce Trabajos de Liria (Valencia, España). Luis García [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html) or CC-BY-SA-3.0-2.5-2.0-1.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons
Hércules limpia los establos de Augías desviando el cauce de los ríos Alfeo y Peneo. Detalle del mosaico romano de Los Doce Trabajos de Liria (Valencia, España).
Luis García [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html) or CC-BY-SA-3.0-2.5-2.0-1.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons
Ya hemos visto como identificar al ciudadano y también a la administración pública o sus empleados. ¿Pero qué características tiene que tener el documento electrónico administrativo y el archivo electrónico del mismo? Veámoslo  a continuación.

Las Administraciones Públicas podrán emitir válidamente por medios electrónicos los documentos administrativos a los que se refiere el artículo 46 de la Ley 30/1992, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, siempre que incorporen una o varias firmas electrónicas conforme a lo establecido en la Sección 3.ª del Capítulo II de la LAECS. Especialmente cabe resaltar el art. 19 19.2 y 19.3:

–         Cada Administración Pública podrá proveer a su personal de sistemas de firma electrónica, los cuales podrán identificar de forma conjunta al titular del puesto de trabajo o cargo y a la Administración u órgano en la que presta sus servicios.

–         La firma electrónica basada en el Documento Nacional de Identidad podrá utilizarse a los efectos de este artículo.

 Los documentos administrativos incluirán referencia temporal, que se garantizará a través de medios electrónicos cuando la naturaleza del documento así lo requiera.

La Administración General del Estado, en su relación de prestadores de servicios de certificación electrónica, especificará aquellos que con carácter general estén admitidos para prestar servicios de sellado de tiempo.

Autores:

Manuel Jimber del Río
Francisco José Sánchez Laguna.
Rafael Marín Jiménez

El quinto trabajo de Heracles: Los establos de Augías(VI). Las indestructibles historias clínicas.

Hércules limpia los establos de Augías desviando el cauce de los ríos Alfeo y Peneo. Detalle del mosaico romano de Los Doce Trabajos de Liria (Valencia, España). Luis García [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html) or CC-BY-SA-3.0-2.5-2.0-1.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons
Hércules limpia los establos de Augías desviando el cauce de los ríos Alfeo y Peneo. Detalle del mosaico romano de Los Doce Trabajos de Liria (Valencia, España).
Luis García [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html) or CC-BY-SA-3.0-2.5-2.0-1.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons
Los ciudadanos podrán utilizar los siguientes sistemas de firma electrónica para relacionarse con las Administraciones Públicas, de acuerdo con lo que cada Administración determine:

–         En todo caso, los sistemas de firma electrónica incorporados al Documento Nacional de Identidad, para personas físicas.

–         Sistemas de firma electrónica avanzada, incluyendo los basados en certificado electrónico reconocido, admitidos por las Administraciones Públicas.

–         Otros sistemas de firma electrónica, como la utilización de claves concertadas en un registro previo como usuario, la aportación de información conocida por ambas partes u otros sistemas no criptográficos, en los términos y condiciones que en cada caso se determinen.

 

Las Administraciones Públicas admitirán, en sus relaciones por medios electrónicos, sistemas de firma electrónica que sean conformes a lo establecido en la Ley 59/2003, de 19 de diciembre, de Firma Electrónica y resulten adecuados para garantizar la identificación de los participantes y, en su caso, la autenticidad e integridad de los documentos electrónicos.

Por su parte, las Administraciones Públicas podrán utilizar los siguientes sistemas para su identificación electrónica y para la autenticación de los documentos electrónicos que produzcan:

–         Sistemas de firma electrónica basados en la utilización de certificados de dispositivo seguro o medio equivalente que permita identificar la sede electrónica y el establecimiento con ella de comunicaciones seguras.

–         Sistemas de firma electrónica para la actuación administrativa automatizada.

 Cada Administración Pública podrá proveer a su personal de sistemas de firma electrónica, los cuales podrán identificar de forma conjunta al titular del puesto de trabajo o cargo y a la Administración u órgano en la que presta sus servicios.

La firma electrónica basada en el Documento Nacional de Identidad podrá utilizarse. Todas la personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, reconocerán la eficacia del documento nacional de identidad electrónico para acreditar la identidad y los demás datos personales del titular que consten en el mismo, y para acreditar la identidad del firmante y la integridad de los documentos firmados con los dispositivos de firma electrónica en él incluidos.

Autores:

Manuel Jimber del Río
Francisco José Sánchez Laguna.
Rafael Marín Jiménez

El quinto trabajo de Heracles: Los establos de Augías(V). Las indestructibles historias clínicas.

Hércules limpia los establos de Augías desviando el cauce de los ríos Alfeo y Peneo. Detalle del mosaico romano de Los Doce Trabajos de Liria (Valencia, España). Luis García [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html) or CC-BY-SA-3.0-2.5-2.0-1.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons
Hércules limpia los establos de Augías desviando el cauce de los ríos Alfeo y Peneo. Detalle del mosaico romano de Los Doce Trabajos de Liria (Valencia, España).
Luis García [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html) or CC-BY-SA-3.0-2.5-2.0-1.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], via Wikimedia Commons
Además, los ciudadanos tienen en relación con la utilización de los medios electrónicos en la actividad administrativa, y en los términos previstos en la presente Ley, los siguientes derechos:

–         A elegir, entre aquellos que en cada momento se encuentren disponibles, el canal a través del cual relacionarse por medios electrónicos con las Administraciones Públicas.

–         A no aportar los datos y documentos que obren en poder de las Administraciones Públicas, las cuales utilizarán medios electrónicos para recabar dicha información siempre que, en el caso de datos de carácter personal, se cuente con el consentimiento de los interesados en los términos establecidos por la Ley Orgánica 15/1999, de Protección de Datos de Carácter Personal, o una norma con rango de Ley así lo determine, salvo que existan restricciones conforme a la normativa de aplicación a los datos y documentos recabados. El citado consentimiento podrá emitirse y recabarse por medios electrónicos.

–         A la igualdad en el acceso electrónico a los servicios de las Administraciones Públicas.

–         A conocer por medios electrónicos el estado de tramitación de los procedimientos en los que sean interesados, salvo en los supuestos en que la normativa de aplicación establezca restricciones al acceso a la información sobre aquellos.

–         A obtener copias electrónicas de los documentos electrónicos que formen parte de procedimientos en los que tengan la condición de interesado.

–         A la conservación en formato electrónico por las Administraciones Públicas de los documentos electrónicos que formen parte de un expediente.

–         A obtener los medios de identificación electrónica necesarios, pudiendo las personas físicas utilizar en todo caso los sistemas de firma electrónica del Documento Nacional de Identidad para cualquier trámite electrónico con cualquier Administración Pública.

–         A la utilización de otros sistemas de firma electrónica admitidos en el ámbito de las Administraciones Públicas.

–         A la garantía de la seguridad y confidencialidad de los datos que figuren en los ficheros, sistemas y aplicaciones de las Administraciones Públicas.

–         A la calidad de los servicios públicos prestados por medios electrónicos.

–         A elegir las aplicaciones o sistemas para relacionarse con las Administraciones Públicas siempre y cuando utilicen estándares abiertos o, en su caso, aquellos otros que sean de uso generalizado por los ciudadanos.

 A continuación vamos a ir desgranando los retos que plantea la digitalización de todos los documentos de la Historia Clínica. Veamos el primero que hay que salvar, el más complejo sin duda, el relativo al Consentimiento Informado Médico, que recordemos debe firmar el ciudadano y el propio médico.

Autores:

Manuel Jimber del Río
Francisco José Sánchez Laguna.
Rafael Marín Jiménez